+34 930 187 802

¿Es doloroso un injerto de encía?

En este artículo, te explicaremos todo acerca del injerto de encía: desde síntomas, cómo tratarlo, si suele el tratamiento y mucho más.

Vamos a desglosarlo para facilitar una comprensión clara y tranquilizadora.

¿Cuándo se debe hacer un injerto de encía?

El injerto de encía se recomienda cuando se diagnostica recesión gingival severa, lo que significa que el tejido de la encía se ha retraído, exponiendo la raíz del diente.

  • Esto puede deberse a varias razones: cepillado muy agresivo, enfermedad periodontal, o predisposición genética.

Los signos que indican que sería necesario un injerto incluyen mucha sensibilidad en los dientes afectados, especialmente al frío o al calor, con línea de encía “retirada” dejando al descubierto parte de las raíces.

injerto de encías

¿Duele el procedimiento?

Es comprensible preocuparse por el dolor, pero te aseguramos que el manejo del dolor y la comodidad del paciente son prioridades absolutas en este tipo de procedimientos. 

El injerto de encía se realiza bajo anestesia local, lo que significa que NO se siente dolor durante el procedimiento.

Tras la intervención, es normal experimentar algo de molestia o sensibilidad en la zona tratada y donde se tomó el injerto, pero esta sensación es manejable siguiendo la pauta de analgésicos-antiinflamatorios que te recomendaremos.

Recuperación y cuidados postoperatorios

El período de recuperación es rápido ya que prácticamente todos los pacientes pueden volver a sus actividades normales al día siguiente del procedimiento, siempre teniendo en cuenta los cuidados específicos para la zona afectada.

Te detallaremos cómo cuidar tu boca durante la recuperación, incluyendo recomendaciones de higiene oral y, una dieta blanda durante los primeros días.

Ventajas del injerto de encía

Aunque la idea de un injerto de encía puede parecer intimidante al principio, es importante considerar sus beneficios a largo plazo:

  • Protección de las Raíces: Al cubrir las raíces expuestas, se reduces la sensibilidad y la movilidad dental.
  • Mejora Estética: La encía recolocada puede mejorar significativamente la apariencia al sonreir.
  • Prevención de Futura Recesión: El injerto puede ayudar a estabilizar el tejido de la encía, previniendo la recesión adicional.

Conclusión

Como conclusión final, podemos decir que NO es doloroso el injerto de encía, un procedimiento muy efectivo con beneficios tanto estéticos como funcionales.

Aunque la idea de pasar por cualquier procedimiento dental puede causar ansiedad, el enfoque en el manejo del dolor y la recuperación rápida hacen que esta intervención sea bien tolerada por la mayoría de los pacientes.

Como siempre, estamos disponibles para responder a todas las preguntas y asegurarme de que te sientas bien informado sobre todos los aspectos del tratamiento.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pide tu cita gratuita

Pruebas, plan de tratamiento y financiación todo gratuito

CONTACTA CON NOSOTROS